Para quienes participamos de las actividades del Movimiento Scout en alguna etapa de nuestras vidas, o en gran parte de la vida, la Flor de Lis es un preciado símbolo que en algún momento se nos cruza en el camino para nunca abandonarnos.

En lo personal, me impactó la primera vez que la ví flamear en la bandera scout de mi Tropa Rapanui, en el Grupo Scout «Santo Cura de Ars», cuando yo apenas tenía 11 años de edad (1968).

Me llamó la atención sus curvilineas formas, su plasticidad.

Luego, se aferró a mi al recibir mi insignia de Tercera Clase y pronto volvió a capturarme  el día de mi Promesa Scout, en una nueva insignia de la cual la Flor de Lis era protagonista.

Progresivamente comprendí los significados que encerraba en sus pétalos para nosotros los scouts: Principios, Virtúdes, actitudes frente a la vida y un estilo de vida basado en un código moral positivo y alegre.

Además, un sentido de fraternidad, de hermandad mundial.

Cómo todo símbolo, tiene dos caras o fascetas: lo simbolizante y lo simbolizado.

Es decir, aquello que vemos en el simbolo y aquello que observamos, interpretamos, comprendemos, internalizamos y hacemos nuestro,  lo que sentimos, nuestra experiencia vitalizadora con el símbolo mismo.

Robert Baden-Powell y la Flor de Lis

En su libro «Scouting for Boys» , Baden-Powell lo presenta como la insignia de los scouts.

Sabemos que Baden-Powell   era un sujeto muy estudioso de las costumbres ancestrales, tradiciones y religiones de los pueblos donde le correspondió vivir y trabajar.  Recordemos que especialmente la India, Afganistan, Zululandia,  Africa del Sur, Axanti, Zimbawe y obviamente Kenia, con sus antiguas culturas, fueron lugares donde se empapó en profundidad    de tales conocimientos, como también de las corrientes filosóficas antiguas de esas latitudes.

Tal vez sea por ello que eligió este tan antiguo y sublime símbolo, como emblema para el mayor movimiento juvenil del mundo, el cual fundó y propició por los más diversos países.

Para ello, agregó al antiguo símbolo original de la Flor de Lis, algunos elementos que facilitarían a niños y jóvenes la inspiración, comprensión y vivencia del símbolo, sin importar el lugar de la Tierra en que se encontraran.   

Flor de Lis elegida por B.-P. para los Scouts en su libro "Scouting for Boys"
Lord Robert Baden-Powell of Gilwell

La Flor de Lis a través de la historia

Flor de Lis Natural
Puerta de Ishtar - Mesopotamia
En el Antiguo Egipto - Esculpidas

Entendemos que la Flor de Lis es un símbolo sumamente antiguo y existen diversas teorías ,algunas de las cuales suponen que su antiguedad procede desde fuera del planeta Tierra.

¿De donde viene esta flor milenaria?…. ¿Qué simbolizó a través del tiempo?… ¿Es el símbolo de los descendientes de Jesús de Nazaret?… ¿Por qué las casas reales la utilizan en sus escudos? …

Una estudiosa del tema, Rebecca Van Winter, al respecto nos dice que :

«No se sabe con exactitud cuál es la procedencia de esta esbelta y bella flor cuyos colores predominantes son el blanco, el amarillo y el rojo. Sin embargo, voy a acercar una leyenda que cayó en mis manos hace relativamente poco y estoy convencida que no te dejará indiferente, es más… te sorprenderá.

La leyenda que hoy presento en sociedad cuenta que la flor de lis es la más antigua de nuestro planeta, que fue traída a la Tierra por unos seres que vinieron del cielo, que se enamoraron y se quedaron aquí en nuestro planeta y así está representada en la primera cultura oficial que conocemos: la cultura Sumeria.

En la cultura mesopotánica, vemos la flor de lis engalanando y embelleciendo el entorno de sus principales dirigentes, de sus líderes o jefes haciendo más cómoda y bella su estancia. Un ejemplo de la representación de la flor se puede apreciar en la Puerta de Istar que mandó realizar el emperador Nabucodonosor II en el año 575 a.C. o en numerosas tablillas sumerias.

De ahí —de Mesopotamia—fue exportada hasta Egipto donde la tradición y la cultura egipcia adoptaron la flor del lirio como símbolo representativo de la Diosa Isis, reina de todos los dioses, reina de la sexualidad y de la fecundidad. Se cree que en Egipto comenzó el mito de la divinidad de la flor de lis y por eso fue esculpida en los capiteles que adornan algunos templos egipcios y fue pintada y recreada esa flor venida del cielo.

Las culturas posteriores a la egipcia también la apadrinaron y representaron esculpiendola en numerosos adornos reservados para embellecer a la alta alcurnia que era la minoría que se podía permitir poseer tiaras, collares, cetros y abalorios varios como diríamos ahora.

Luego la flor de lis fue adoptada y esculpida en monedas griegas, romanas y galas y aquí en la Galia —en Francia—, me detengo con tu permiso, para volver más tarde. Volveré más tarde porque no quiero que pierdas la perspectiva histórica, pues la flor del lirio no solo se encuentra en este lado del mapa, su representación también se puede observar en América o Asia y además corresponde a tiempos muy remotos.

En America, por ejemplo, la flor de lis, llamada Flor del atardecer o estrella vespertina, siguió conservando el estatus de sagrada que confería pertenecer a la realeza, es decir, a las personas más cercanas a los dioses, a su Quetzalcoat, su deidad de la sabiduría. De ahí pasó a los mayas, a los toltecas, aztecas. Mil y un ejemplos aparecen en forma de bajo relieve, esculturas, objetos de decoración, etc.

En Asia también hallamos la flor de los reyes y con la misma simbología pero con una variante… transformada en forma y en nombre que también seguro te suena: la flor de Loto.

¿Qué simboliza la flor de Lis?

Cuando examiné la leyenda , e indagué en esta flor esbelta y elegante, encontré el mismo patrón en todas las culturas, el mismo legado dejado de unas a otras sin importar el tiempo ni el espacio, encontré la misma simbología:

La flor de lis fue adoptada como un símbolo real y traspasada de cultura a cultura.

La flor de lis fue adoptada como la unión del hombre con Dios.

La flor del lirio se convirtió por los siglos de los siglos en el símbolo de honorabilidad, de generosidad, de la perfección, de la luz, de la vida, de la bondad, de la pureza del cuerpo y del alma.

La flor de lis se convirtió en la transmisión simbólica del código genético, y simbolizaría la resurrección y la vida.

La flor de lis se convirtió y aquí hago el segundo inciso en el simbolo de los descendientes de los dioses.»»

Entonces, ¿de dónde viene el concepto de linaje real? ¿Por qué todas las monarquías lucen la flor de lis?

Esta pregunta me la formulé tras enterarme de la leyenda que hoy presento. La primera referencia que se tiene de adoptar la flor de lis como emblema o estandarte real viene del día de la coronación del rey Clodoveo I en el siglo V d.C. donde luce por primera vez la flor en sus estandartes: una flor de lis en oro sobre un fondo azul que se utilizaría desde ese mismo instante como símbolo de la monarquía francesa y también como un icono de la buena suerte, la pureza, la divinidad y honorabilidad que llevarían sus ejércitos a los territorios conquistados.

Para quien no esté muy puesto en historia y haciendo un resumen muy corto diré que Clodoveo I fue el «primer emperador conocido de la Galia-Francia» tras la muerte de Rómulo Augusto, el último emperador de Roma. Él, hombre astuto, aprovechó la inestabilidad política de un coloso en decadencia — Roma—, para anexionar y extender los límites de su reino apoderándose de los territorios galos. Unos territorios que debemos poner en un contexto histórico y conocer que los reyes de esos mini-reinos duraban lo mismo que un pastel en la puerta de un colegio… Nada.

Cuenta la leyenda —y aquí viene lo interesante y sorprendente, por lo menos para mí— que en estos territorios anexionados vivía la Comunidad Cátara, denominados los puros, defensores a ultranza de las verdaderas enseñanzas de Jesús de Nazaret transmitidas de padres a hijos de manera verbal y también narrada y escrita en legajos que custodiaban con su propia vida si era menester. Pero había algo más… La comunidad Cátara velaba por la seguridad de los descendientes del verdadero linaje real: los descendientes de Maria Magdalena y de Jesús de Nazaret instalados en tierras galas tras la muerte del Nazareno en la cruz.»

«Clodoveo I casado con Clotilde que era cristiana y catara para más señas, habría mostrado a su esposo unos textos, unos papiros antiquísimos donde se indicaba el verdadero significado de la flor de lis y su procedencia no terrenal de unos seres más avanzados que vinieron del cielo. Él encontró interesante el dato que le facilitó su esposa y adoptó rápidamente la flor divina como emblema en sus estandartes para atraer suerte a sus huestes.

Pero la leyenda narra más detalles, la flor de lis habría sido utilizada por estos avanzados provenientes del cielo como una flor medicinal al poseer propiedades curativas, entre otras la de tónico de la longevidad, fortalecedor de las defensas en las personas, favorecedor de una mayor actividad circulatoria y como regenerador, vamos lo que hoy conoceríamos como un vasodilatador, regenerador de células y potenciador de las defensas del ser humano.

Cuando terminé de leer esta leyenda, la verdad… respiré profundo… muy profundo, y no solo por las propiedades curativas de la planta» , «confieso que yo no tenía ni idea.»


Tras estas interesantes ideas, veamos ahora algunas disquisiciones acerca de su Significado Real:

La flor de lis es la representación simbólica de un lirio.

Antes del uso por parte de los blasones, formó parte de la decoración de la Puerta de Istar en Mesopotamia (antigua Babilonia), construida por Nabucodonosor II en el año 575 a. de C.

Así, su vigencia a través del tiempo le fue dando diferentes interpretaciones, siendo un símbolo de poder, soberanía, honor y lealtad, y también de pureza de cuerpo y alma.

Valores espirituales de la Flor de Lis

Además de todos los sentidos e interpretaciones que tiene la flor de lis, se le atribuyen a la misma diferentes valores espirituales. Entrando a un nivel más detallado, para algunos, la flor de lis también representa los siguientes principios:

  • Honor
  • Inocencia
  • Alegría
  • Amor
  • Unidad
  • Justicia
  • Lealtad
  • Sabiduría
  • Fuente de la vida
  • Renovación

En cuanto a los símbolos espirituales, aparecen los siguientes significados:

El símbolo sagrado

La flor de lis se relaciona con la parte de la sociedad que venera lo sagrado y lo divino, concretamente de una reducida parte de esta sociedad a la que se les conocía como «Los Sabios».

Estos «Sabios» eran, de alguna manera, una pequeña élite, muy recelosa de compartir sus conocimientos con el resto de las personas a las que consideraban gente común.

El Símbolo de nuevos comienzos

Nuevos comienzos identificados en su máxima expresión por la muerte y la resurrección. Emblema del que, tras la caída, se levanta con más energía a empezar de nuevo tantas veces como sea necesario, como si de un Ave Fenix se tratara.

El Símbolo de Dios

Representado por los dos pétalos superiores de la Flor de Lis, que simbolizan los dos ojos que, con visión perimetral son capaces de ver todo lo que ocurre alrededor, «El ojo que todo lo ve», los ojos de Dios y que es capaz de ver dentro del alma de las personas.

El símbolo del árbol de la vida

En algunas culturas la Flor de Lis se asocia con el símbolo del Árbol de la Vida, que representa la esencia de la vida y la unión de lo terrenal con lo divino.

La flor del nacimiento de Mayo

En el lenguaje de las flores, La Flor de Lis o Lirio, también conocida como la flor del nacimiento de Mayo, con la pureza, la majestad y el honor.

Símbolo de obediencia a la voluntad divina

La Flor de Lis simboliza la sumisión a la voluntad del Divino, para tomar como forma de vida el cumplimiento y veneración a los mandatos de Dios.

La Flor de Lis como símbolo religioso

La vertiente religiosa de la flor de lis es muy extensa, principalmente representa, por medio de sus tres pétalos superiores a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres pilares básicos sobre los que reposa el cristianismo.

Los alquimistas

A partir del Renacimiento, en la segunda mitad del siglo XV, la flor de lis se tomó como símbolo de su bien hacer y los alquimistas lo unían a sus blasones cuando lograban alcanzar gran iluminación (la piedra filosofal). La flor de lis simboliza el árbol de la vida, la perfección, la luz, la resurrección y la gracia del dios que ilumina.

Thot – Hermes es el dios mago que aparece junto a Isis cuando esta quiere devolverle la vida a Osiris. Él vino a enseñar la grandiosa doctrina secreta de la luz interna a los sacerdotes de los templos. Les enseñó que la luz era universal y que esa luz era dios, quien mora en todos los hombres.

El segundo es Hermes Trimegisto, famoso legislador, sacerdote y filósofo egipcio, que vivió hacia el año 2630 a. C. Hermes enseñó a los hombres la escritura, la música, la medicina, la astronomía, el ceremonial para el culto de los dioses, y también enseñó a ciertos discípulos las ciencias secretas (la magia, la alquimia, la astrología).

A modo de reflexión...

Cuando nos enfrentamos a un símbolo, y en especial a un símbolo tan relevante como la Flor de Lis en la historia de la humanidad, podemos deducir que se trata de un símbolo trinitario, en especial por sus Tres pétalos superiores (Espíritu – Principios) y sus Tres pétalos inferiores (Materia – Virtudes), lo que los scouts podríamos relacionar con nuestros Principios superiores, a los cuales se accedería una vez que se compendan y practiquen las Virtudes.

Si escudriñamos en las distintas partes y formas que componen la Flor de Lis, a poco andar, encontraremos o notaremos que encierra el principio de la filosofía Hermética que Hermes Trimegisto estableció en el Antiguo Egipto  como «Principio de la Correspondencia», dicho de modo simple: «Como es arriba, es abajo». Petalos superiores y pétalos inferiores.

Al avanzar en la observación del símbolo, es posible notar de inmediato la correspondencia de sus tres partes con los Tres Pilares sobre los que se sostiene el «Arbol de la Vida» de los antiguos maestros Kabalistas (Misericordia – Equilibrio – Rigor).

 

Sé que se escapan varios aspectos acerca de tan legendario y poderoso símbolo, su utilización en el Yoga y el manejo de los centros de energía humana en la India  a traves de los Chakras o Padmas, con lo cual está directamente  relacionado.

Sabemos también que varias otras sociedades a través de la historia encontraron en la Flor de Lis un potente símbolo para enseñar sus doctrinas, por lo que podemos deducir que existe mucho más conocimiento al respecto por explorar.

Me asiste la certeza absoluta de que portar una Flor de Lis en alguna insignia en el uniforme scout, es todo un honor, una fuente de alegría, servicio y pasión por el amor al prójimo.

Mayor felicidad se percibe cuando la energía positiva y constructiva que emana de la Flor de Lis, vibra en nuestra mente, se escucha en nuestras canciones y palabras; se  acelera  en el corazón con nuestros sentimientos y nos posibilita construir un mundo mejor a través de nuestras ideas, plasmadas en acciones de bien.

N.Q.C.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *